La exposición “El cuerpo vestido” del Museu del Disseny se renueva con la moda del 080 Barcelona Fashion

Cooltura
Viernes, 2 Junio

La exposición El cuerpo vestido. Siluetas y moda 1550-2015 se inauguró en 2008 en el Museo del Textil y de la Indumentaria de Barcelona con el objetivo de mostrar cómo ha evolucionado la indumentaria a lo largo de todos estos siglos, con el vestido modificando la silueta a partir de acciones como reducir, ampliar y revelar. Con más de 100 obras expuestas, es una muestra que, pasados casi diez años, sigue seduciendo al público, ahora desde el Museu del Disseny (DHUB) inaugurado en la plaza de las Glorias a finales de 2014. De hecho, como explica una de sus co-comisarias, Silvia Ventosa, “es la exposición de más éxito en el museo”, demostrando la atracción que ejerce el mundo de la moda.

Una década es un tiempo significativo en un sector tan cambiante y dinámico como la moda; por ello, esta primavera 2017, la exposición “El cuerpo vestido” se renueva con diseños más actuales, muchos de ellos surgidos de la pasarela 080 Barcelona Fashion. Y es que, gracias a un convenio entre el Consorci de Comerç, Artesania i Moda (CCAM) y el Museu del Disseny, una muestra de las colecciones ganadoras del 080 pasan a formar parte del fondo del museo y, entre ellas, las comisarias Silvia Ventosa y Teresa Bastardes han escogido aquellas que mejor representan las acciones que articulan la selección de prendas expuestas: ampliar, reducir, alargar, perfilar y revelar. En total, se han incorporado 12 prendas y 7 diseñadores contemporáneos que pasan a ampliar la colección permanente del Museu del Disseny.
 
El recorrido de “El cuerpo vestido” es cronológico; por tanto, esta renovación se observa especialmente en la última sala, dedicada a la contemporaneidad. Aquí encontramos ahora novedades como un look con jersey de lana de volumen XXL de la colección “Transhumancia” de Miriam Ponsa –ganadora del Premio a la Mejor Colección en la temporada otoño-invierno 2013-2014-. También se ha incorporado un diseño amarillo de CARLOTAOMS de su colección debut en el 080 de primavera-verano 2016 con la que se llevaron el Premio al Diseño Emergente, que introduce el concepto de agender en el mundo de la moda –diferente al unisex, como recalca Ventosa-.
 
Por su parte, Krizia Robustella también se estrena en el museo gracias a un look de su colección Road Club Lovers de otoño-invierno 2011-2012, que sirve para incorporar el street-wear más informal en el museo, junto a un conjunto de Brain & Beast de su colección primavera-verano 2014 en la misma línea de ropa de calle que ahora forma parte de la exposición permanente. Los emergentes Isometric son otra de las novedades con un look masculino de su colección Psique de otoño-invierno 2015-16 que bebe de la sastrería clásica para adaptarla al hombre el siglo XXI. En cambio, la diseñadora Celia Vela está presente con un look muy femenino de su colección ganadora de julio de 2015, que podría relacionarse en las creaciones clásicas de los años 50.
 
Precisamente, el diálogo entre diseños contemporáneos y antiguos es una constante en la exposición “El cuerpo vestido” . A lo largo de las salas precedentes, diseños centenarios conviven con prendas actuales, firmadas por nombres como Manuel Bolaño y Txell Miras, para establecer una relación rica y sorprendente que demuestra como la moda “es cíclica y arbitraria” en palabras de Ventosa. Otras creaciones que se han incorporado ahora las firman diseñadores consagrados como Ailanto, Armand Basi, Lydia Delgado y Sybilla con la voluntad de que pasado y presente de la moda catalana se den la mano en “El cuerpo vestido”, el mejor escaparate de la historia de la moda en Barcelona.