Desigual vuelve a desfilar en Nueva York

Diseñadores
13 Feb 2015 - 00:00

Si en el 080 Barcelona Fashion, se vio un avance de su colección otoño-invierno 2015-16 para hombre; ayer en la pasarela de Nueva York le ha tocado el turno a la colección de mujer Creating the new, diseñada por Christian Lacroix. Una edición más, y son cuatro, Desigual saltó al ruedo neoyorquino para contagiar al mundo de su optimismo bautizado bajo el lema #lavidaeschula y en esta ocasión confió en la topmodel Behati Prinsloo para abrir un desfile que rindió homenaje al taller del diseñador francés que, poco a poco, va introduciendo su propio sello a la firma catalana.

 

De ahí, que esta colección suponga un paso al frente en la evolución del estilo Desigual. Influenciados por la elegancia oscura de Lacroix, sobre la pasarela se vieron diseños más maduros y personales en una propuesta "artie” en palabras de Manel Jadraque, consejero delegado de la firma, que se basa en pinturas y tapices modernos para mezclar arte y moda “con una actitud divertida”. Como se vio en Barcelona, también hubo sitio para los estampados étnicos, tan característicos de la casa,  así como para el binomio blanco y negro con el que se estamparon ponchos que se convierten en vestidos. Los tejidos también se sofisticaron como el terciopelo trenzado con en el tejido de albornoz, al igual que los volúmenes, como el heterodoxo abrigo en forma de huevo con el que se abrió el desfile.

 

Lideradas por Prinsloo, las maniquíes, entre las que se encontraba la actual imagen de la marca Winnie Harlow –que sufre de vitíligo, una enfermedad de la piel que causa visibles manchas-  lucieron sonrisas y simpatía encima de la pasarela al ritmo de Churches, Disclosure y Beginners mientras lanzaban besos y guiños al público. La atmósfera contagió de buen humor a los presentes entres los que se encontraban, en primera fila, famosas como la actriz Katie Holmes, it-girls como Langley Hemingway y Harley Veira Newton, así como la topmodel Adriana Lima, quien abriera el desfile de Desigual en Nueva York el septiembre pasado. Un front-row de lujo para una colección con la que Desigual se afianza como una de las marcas catalanas de mayor proyección internacional.