UMIT BENAN CIERRA LA SEGUNDA JORNADA DE DESFILES DEL 080 BARCELONA FASHION

Diseñadores
5 Feb 2019 - 00:00

Moda emergente, diseño independiente y talento internacional se han dado cita hoy en el Recinto Modernista de Sant Pau en la seguna jornada de desfiles de la 080, que ha cerrado el diseñador invitado Umit Benan, con su colección “God is black part 2”, con la que ha traído a Barcelona su visión de una masculinidad asertiva.

El creador turco, como musulmán que vive en el mundo occidental, canaliza con esta colección el controvertido carácter del musulmán negro a través de prendas reales pensadas para el hombre de a pie de calle. Chaquetas camperas, trajes relajados, abrigos de sastrería y kaftanes forman parte de una colección que Umit Benan ha presentado esta mañana en un encuentro con la prensa. Según ha explicado, “cuando se afirma que Dios es negro, para mi no tiene importancia, pero soy consciente que es una afirmación que provoca reacciones y quería profundizar en la doble circunstancia que supone ser “afroamericano y musulmán”.


 
La joven firma de moda Killing Weekend ha sido la encargado de dar el pistoletazo de salida a los desfiles del día de hoy con su colección “Zero Year”. Inspirada en las adversidades que uno se encuentra a la hora de iniciar el camino hacia un objetivo, la propuesta se ha llenado de cinturones y cintas en tonos negros y amarillos, prendas oversize, camisetas con mensajes y jerséis de punto con el nombre de la firma.
 
Por su parte, el dos veces ganador del Premio 080 al Diseño Emergente Jaime Álvarez con su firma masculina Mans Concept Menswear ha propuesto un auténtico viaje a la India con su nueva colección. Colores vibrantes, símbolos hindús y tejidos bordados a mano que conviven con otros con cortes láser caracterizan una colección en tonos tierra, marino, lima, fucsia y naranjas, con la que se reinventa y demuestra su gran creatividad y talento para vestir al hombre actual.
  

  
Z1, la firma emergente de Beatriz Planelles y Matteo de Meo, ha sido la siguiente sobre la pasarela con su propuesta de moda unisex y la colección “Powered” para otoño-invierno 2019-20. Basada en la funcionalidad del deporte y explorando técnicas innovadoras como la seamless garment technology, se han visto sobre la pasarela diseños ligeros y contemporáneos con un color protagonista: el rojo.
  
Por la tarde, Txell Miras ha abierto la pasarela con una colección femenina inspirada en Il Dottore della peste nera, médico de la peste negra. Con esta original premisa, la diseñadora catalana ha presentado una espectacular puesta en escena con las modelos luciendo máscaras con formas de picos de ave, que recordaban a las utilizadas por los médicos renacentistas para protegerse de la infecciosa enfermedad. En cuanto a la ropa, capuchas, superposición de capas, mosquetones y blanco, negro y gris conforman una colección en la que han colaborado Alexis Ferrer con los tocados y Uia con la joyería.
  

  
Miriam Ponsa ha sido la siguiente sobre la pasarela 080 Barcelona Fashion con “La ruta de la seda”, su colección para otoño-invierno 2019-20 inspirada en su propia experiencia nómada por esta emblemática ruta hasta Kirguistán, un país donde las mujeres son el eje vertebrador de la familia. Ponsa se inspira en ellas y en sus prendas de vestir para unos looks que también introducen diseños contemporáneos, para representar la dualidad de la colección.
   
Como es habitual en la diseñadora, las formas son holgadas y cómodas, pues son prendas para trabajar y, sobre todo, para protegerse del frío. El volumen se aplica a las piezas más simbólicas, como los sombreros y tejidos que las modelos han lucido en la cabeza, un guiño a la época cuando las mujeres eran sanadoras.
  
Antes del cierre con Umit Benan, ha sido el turno de Custo Barcelona, la firma de proyección internacional que ha presentado en la 080 su colección see now, buy now para primavera-verano 2019 “Aftersun”. Una propuesta fiel al estilo experimental a la vez que cómodo de la firma que se dirige a una mujer segura que quiere potenciar su individualidad y disfrutar al máximo de las largas noches de verano.